Optimismo
jueves, 28 de febrero de 2008

No dejarse llevar por pensamientos que envenenan el optimismo como:
                "Piensa mal y acertarás"
                "Ser optimista es engañarse a sí mismo."
              
"O estás de mi parte o estás en mi contra. O es blanco o es negro."...
Hay muchos argumentos que pueden refutar estas ideas pero igual es mejor quedarse con uno:
Descubrir inconvenientes y dificultades nos provoca apatía y desánimo. Empeñarnos en encontrar soluciones, ventajas y posibilidades nos provoca bienestar y esperanza. Por el mismo esfuerzo... 
El verdadero optimismo sólo brilla en las tragedias.